´╗┐


RECOBRAR IDENTIDAD

Qué bizarros!Qué alegres y atrayentes, son su caballo de cartón en el que se enfundaban los cuerpos como si verdaderamente se cabalgara! La Filà Berberiscos, tan antigua cómo bella en el colorido, es la atracción de las más escogidas de nuestros Festejos.
┬íPero desapareció el caballo!....
La "ingeniosidad" reformativa de la indumentaria, y en la típicas costumbres, también invadió la Filà y aunque cabalgan hoy sobre caballos vivientes y disparan sus arcabuces en el "alardo" ya no es lo que fue de típica y vistosa, porque se abandonó el caballo de cartón.
Con el último día de Fiesta, se apoderaban de la Plaza en forma de asalto, y el público seguía con tradicional regocijo y respeto la escena. Por la mañana a las doce y por la tarde a las cinco, eran las horas de: "Les Cavalleríes".
Suyas, eran las horas y de las que hacían gran ingenio junto con los Realistas, de la situación topográfica de la Plaza y como típica costumbre, despejaban de ella al público, sin atropellar, se divertían sin ofender y llenaban un número del programa, alegre, entre el estruendo de los arcabuces molestos, qué se celebraban grandemente porque todos los años a pesar de ser antiguo, siempre tenía algo nuevo.
Quién no recuerda, de los antiguos, al "Rochet del Sifó"?
Quién sus duchas en el "surtidor"? Emplazado en donde hoy se encuentra el kiosco del señor Arsís.
Quién la quema de los caballos de cartón, en inminente y fantástica hoguera, cuyo chisporroteo era como una despedida hasta el año siguiente? Y luego, sus bizarros "Generales", de traje lucido y sus ayudantes con con el respeto que infundían a sus "soldados".
Caballeros arrolladores con sus borlas en el turbante inquietas y en sus cabalgaduras, en sus cabezas y crines los más variados y vistosos ramos de flores.
Y luego, su desfile, abriendo y rompiendo marcha en la procesión, con su pelo rizado cuidadosamente, su "guiñola" admiración de las jovencitas y sus trajes de colorido luminoso.
Después su "instrucción", de variadas combinaciones geométricas en la "Diana" encanto de balcones y admiración del público, que rodeaba a la escuadra para verlos marchar y ese donaire de juventud y atractivas simpatías personales.
Y luego...Luego desapareció el caballo y algo más.
Desapareció, lo reseñado a brochazos, lo tradicional, para adentrarse la Filà en el afán de las reformas, que sí bien la colocó muy cerca de las demás, la apartó de su manera de ser, tan propia, tan suya.
La Fiesta le prestó más categoría, pero perdió lo "suyo" la personalidad de caballería, para ser como las demás Filaes.
Ya disparan en el "alardo" pero no compensa de lo que significaba el asalto a la Plaza.
Se perdió parte de su personalidad cuando se perdió el caballo de cartón.
Desde entonces, el año 1926, siempre se ha respirado en el ambiente de la Filà, la nostalgia del "Cavallet".
Ya, sesenta y nueve años después la inquietud y el empeño de nuestro Primer Tró álvaro Poveda en recuperar la tradición perdida daba sus frutos, al ser presentada la idea a la Asociación de San Jorge y posteriormente aprobada la participación de nueno del "Cavallets" en la Fiesta, como ya viene haciéndolo la Filà Realistas en la Diana Vespertina el Día de San Jorge.
Y así, de la mano de Inmaculada García Silvestre junto con el Grup de Danses Sant Jordi, buscadores incansables de tradiciones y bailes, y a la gentileza y amabilidad de Don Indalecio Carbonell al facilitarnos la partitura del Pasodoble "El Petit Souet" del maestro Don Evaristo Pérez Monllor, salía desde el recuerdo en 1995 la primera Cuadra de Caballería Berberisca, recobrando la identidad perdida.

JOSE LUÍS AGULLO

volver arriba
©2009 Filà Berberiscos